martes, 10 de septiembre de 2013

Soy feliz

T. se queda amodorrada después del orgasmo. Salgo de entre sus piernas y me acuesto junto a ella. Me abraza, acomoda su cabeza en mis senos y cruza su pierna sobre mi cuerpo desnudo. En menos de dos minutos se queda dormida. Su cabello hace cosquillas en mi nariz. Con mi mano libre cojo el teléfono móvil y leo Twitter. Después de casi una hora despierta retorciéndose. Estoy algo entumida pero me río porque se ve muy linda. '¿Te lastimé? Lo siento, me quedé dormida.' No, no, para nada. Ven. Con mi brazo bajo su cabeza, la acomodo sobre mi pecho y empiezo a hacerle piojito en la cabeza. Se queda dormida de nuevo.