jueves, 19 de septiembre de 2013

¿Por qué nunca puedo ser feliz?

Este ha sido un día para el olvido. ¿Por qué demonios duele tanto? Hace algunos meses terminé con mi novio. Lo hice porque era celoso, cruel y posesivo, pero además porque durante el tiempo que estuvimos juntos me di cuenta que soy mucho más madura que él y en realidad nunca lo quise tanto como para soportar sus bobos dramas existenciales.

Al principio extrañaba el sexo y las salidas en pareja, pero no tardé mucho en enrollarme con otras personas y olvidarme completamente de él... hasta esta mañana en que cambió su estatus en el Facebook de soltero a "En una relación". Juro que no lo estaba espiando. No digo que no lo haya espiado antes, pero esta vez no fue a propósito. Miré algunas fotos de la nueva chica y la verdad es que no es la gran cosa. De hecho se ve medio boba, igual que él, pero ese no es el punto.

Estaba en el Starbucks y no me pude contener. Me quebré. Empecé a llorar y desde entonces mi día ha sido un completo infierno. No dejo de imaginarlo feliz con alguien más. No debí haber terminado con él. Era celoso y atolondrado, pero me quería y no andaba tonteando con otras chicas. ¡Dios, odio pensar que me equivoqué! ¿Por qué nunca puedo ser feliz? ¿Por qué nunca estoy satisfecha con lo que tengo? ¿Por qué será que cuando ya no es mío es cuando más lo deseo?

Estoy tan triste que he tenido que tirar un montón de pastillas para no tener la tentación de hacer una locura. Estoy tan triste que quisiera escribir poemas interminables que hablen del amor que siento por él. Estoy tan triste que hasta puse un CD de James Blunt. Estoy tan triste que quisiera pararme frente a su casa y gritarle te amo, idiota, se suponía que lucharías por mí y ahora me quedaré soltera para siempre.

Estoy tan triste que he subido a llorar a la azotea del edificio. No, no me voy a tirar desde el quinto piso, solo quiero fumarme un porrito y sentir el aire fresco sin que la gente me vea y me critique. Las escaleras, el moco y la tristeza me han dejado sin aliento. No puedo llorar más pero hago un esfuerzo y sollozo como alma en pena. Un par de gatos salen huyendo despavoridos.