domingo, 22 de septiembre de 2013

Estragos del fin de semana


El viernes me atropellaron. Nada serio. Raspones y moretones. El tipo de auto se asustó y huyó. No lo culpo porque yo no andaba al 100, había fumado hierba, pero hubiera sido lindo que se detuviera para saber si yo estaba bien. Salí a comprar comida y cuando venía de regreso al depa no me fijé al cruzar una calle. No me arrolló, sino que dio un frenón y el auto me empujó. Fue más el susto que el golpe, la verdad. Como sea, el sábado corrí 10 km y por la tarde volví a fumar y como si nada. Eso sí, me quedé en casita y aproveché para chatear con algunos chicos del Face y del G+.