martes, 27 de agosto de 2013

Esta noche no la vas a olvidar

Lo acabo de conocer pero es guapo y me ha estado calentando toda la noche. Salimos del antro sin despedirnos de los amigos. He combinado mucha hierba y vodka, pero me siento bien. Cuando llegamos a su casa reconozco el lugar. He estado antes aquí. Resulta que es el hermano mayor de Fredy, mi compañero del colegio. Demonios. Empiezo a dudar. Ya hay demasiados chismes sobre mí. Me quiere convencer con besos y caricias. Analizo la situación. He mentido sobre mi verdadero nombre, así que Fredy jamás se enterará que estuve ahí. Ok, vamos. Entramos en silencio y me lleva al jardín. Se desnuda completamente y se mete a la piscina. “Está deliciosa el agua. Ven”. Bueno, si ya estoy aquí por qué demonios no. Me quito la ropa y me aviento de un clavado. Juego a que le huyo. Cuando me alcanza paso mis brazos sobre sus hombros y abrazo su cintura con mis piernas. ”Esta noche no la vas a olvidar”. Ok. Descubro que además de guapo es bastante hábil. Me tengo que esforzar para no hacer ruido. Después de hacerlo ahí nos vamos a su habitación. Se mete a la ducha conmigo. Quiere más. Ok. Empieza a amanecer cuando por fin nos vamos a la cama. Estoy exhausta. Me duele un poco la cabeza y tengo resaca del alcohol. Sale de la habitación a buscarme un vaso de agua. Me quedo dormida. Me despiertan las caricias de su lengua entre mis piernas. Vaya. Es insaciable. No sé cuánto tiempo ha pasado pero ya es de día. Que rico despertar así. Muevo las caderas para demostrarle que lo estoy disfrutando. “Te amo... te amo… siempre te he amado.” Sonrío y me muevo más rápido. Momento… ¿Te amo?… Levanto la sábana y encuentro entre mis piernas la sonrisa con brackets metálicos de Fredy.