miércoles, 24 de julio de 2013

Maestros geniales

Lo primero que hizo el maestro fue preguntarle a un alumno de primera fila su nombre.
-Me llamo Luis, maestro.
Lo segundo que hizo fue gritarle a Luis que saliera del salón inmediatamente. El alumno lo miró con incredulidad y quiso protestar pero el maestro no le dio oportunidad.
-Cierras la puerta al salir. ¡No te quiero ver aquí! -Le gritó con autoridad.
Temblando de nervios, coraje o qué se yo tomó sus cosas y salió sin decir una palabra sin olvidarse de cerrar la puerta.
Todos nos quedamos asombrados y en completo silencio. Mientras el maestro sacaba un libro de su portafolio yo lo miraba y pensaba que era un completo idiota y que seguramente nos haría la vida imposible todo el semestre. ¡Qué tipo tan más insoportable!
Finalmente tomó asiento y preguntó qué materia nos iba a dar.
Que ridículo. ¡Ni siquiera sabía a qué venía!
Gritamos al unísono. ¡INTRODUCCIÓN AL DERECHO!
-Muy bien. ¿Alguien tiene idea de qué se va a tratar en esta clase?
Algunos, los que querían impresionar al maestro levantaron la mano. El maestro señaló a uno de ellos quien de inmediato dijo que se trataría del estudio de las leyes.
-Muy bien. ¿Alguien sabe para qué sirven las leyes?
Varias respuestas tuvo esa pregunta. Para tener una sociedad organizada. No. Para que todos estemos obligados a cumplirlas. No. Para saber quiénes son los criminales. No... Y así, uno por uno... hasta que alguien dijo la palabra mágica que el maestro buscaba... Para que haya justicia.
-¡Ajá! Justicia. ¿Qué es la justicia?
La justicia es no permitir que se violen los derechos de los demás. -Bien, qué más... La justicia sirve para regular las conductas de las personas. -Bien, qué más... La justicia es buscar que cada persona obtenga lo que se merece.
-Bien, muchachos. Bien. Ahora díganme... ¿Ustedes creen que hice bien en sacar a su compañero del salón?
Silencio. Miradas unos a otros.
-¿Hice bien sí o no?
-¡Noooo!
-¿Cometí una injusticia?
-¡Sí!
-¿Y por qué nadie dijo nada? ¿De qué sirven las leyes, las normas y los reglamentos si no tenemos el valor de aplicarlas? Todos estamos obligados a levantar la voz cuando vemos una injusticia. Ustedes y yo. ¡Nunca se queden callados! Que alguien vaya a buscar a Luis.
Silencio. Todos nos mirábamos con sonrisas idiotas. Alguien salió a buscar a Luis.
Esa mañana me enamoré de mi maestro de Introducción al Derecho.